jueves, 20 de mayo de 2010

FECHA 24: ¡AY QUE RICO!

LETANÍAS DE AMOR

Para esta edición de Poesía de Miércoles estaba programa la visita de Zazamón, el extraterrestre del planeta Dudufá. Él fue enviado a la tierra con el fin de instruirnos en los conocimientos trascendentales del universo, adoctrinarnos en el rimeísmo de la inexistencia y para combatir la corrupción (sin embargo, nos enteramos que estuvo merodeando por el Chaska sin atreverse a entrar). Igual la presencia de los poetas que nos deleitaron con sus versos perversos y conversos fue completamente satisfactoria. La Poiesis descendió a las siete y media como cada miércoles y, serísimo y formal, venido desde la vallejiana Santiago de Chuco, Johnny Ruiz Ballena inició el ceremonial de las lecturas: (Sus poemas fueron dedicados a La Madre): Como Cristo/ su corazón inmenso abarcaba las estrellas/ repartía su pan/ a quienes perdían la siembra de trigo/ y la lluvia./ Bondadosa hasta la parte más infinita del universo/ sus manos se abrían como espigas/Y así/plena de Amor/Era el gesto más puro de Dios sobre la Tierra. Sencillamente conmovedor y -considerando biográficos sus referentes- un poeta genuino. A su lado, con lentes oscuros, afilando sus colmillos para lanzarse sobre el respetable, el poeta de la oscuridad y la escatofagia, Wálter Toscano escupió su non sancta poiesis: Llueve Poesía/ pero mi paraguas/ se incendia. Risas contenidas. Y caminando tranquilamente entre las butacas del Chaska, continuó con un homenaje al emblemático poeta norteamericano Allen Ginsberg: Estoy cansado de ti/ de tu sonrisa a la izquierda/ de tu furiosa mano/ acariciando una cabeza de locura/ allá en la estridencia de la palabra A M O R/ (palabra más peligrosa que la guerra nuclear)/ Estoy cansado de ti/ que prefiero cerrar los ojos ahora/ equilibrando mis vocales/ pateando las consonantes/ bajo la luna llena/ en las calles vacías/ donde Ginsberg/ viejo andrajoso/ me invita un garabato en secreto/ un aullido a mediatinta/ a mediocuello/ y cansado de tanta cordura celestial/ de tanta altura divina/ camina a mi costado. Antes de terminar ya lo aplaudían algunos: Rómpete los huesos/ quiébrate las alas/ anciano de luz crepuscular/ piensa que nosotros -los sin alas-/ también nos cansamos de la vida/ piensa que también nos cansamos de la muerte// ¡¡¡Salud!!!/ bebe conmigo este alucinógeno de letras// Ya estoy cansado de ti/ de oírte/ de tu barba profética/ de tu aullido a media luz/ ya estoy cansado de mí/ de verme hablando solo (el poeta se iba adentrando lentamente en la oscuridad) caminando contigo/ ...sin mí. Toscano desapareció en el oscuro callejón del Chaska y con el ánimo de un toro lanzado al ruedo, el poeta marino y pacasmayino,Víctor Gómez desenvainó la espada de la sinceridad y la clavó en el corazón del público. Exaltó los ánimos con sus confesiones de inquebrantable fidelidad hacia la Poesía y antes de leer ya era aplaudido, seguido y hasta querido. Entonces cantó como un navegante subido en el mástil de la vida: Distinguido Noé si aún pudieras/ restaurar tu arca y volver a navegar/ consintiendo que en ella subieran/ muchos que, a pesar del tiempo/ están de más! El buen talante de su lectura lo hacía soberanamente ameno. Triste vida la del burro en este mundo/ recibiendo palo sin compasión/ dejémoslo en paz, no lo instruyamos/ no pretendamos que aprenda la lección// ¡Uy, la mosca! ¡melosa y asquerosa!/ dejando recuerdos, nos revienta la hiel/ se recrea en las losas, en las fosas/ y muy campante se estaciona en la miel// La Ballena, memorable enormidad/ desde que retuvo en su vientre a Jonás/ ¿cómo puede reinar ese sebo en el mar?/ ¡embárcala! ¡te juro que está demás! Risas y animales se fueron sucediendo en un lapso de felicidad en el Chaska. Mas si decides una nueva travesía/ y necesitaras un marino capo/ diestro y amante de la Poesía/ a tu orden, añorándote, se suscribe:/ El señor sapo. Aplausos y entusiasmo en una noche de robustecida Poesía. La señora Alicia tomó el micrófono y se mandó espontáneamente con unos versos de Santa Teresa de Jesús, Beto Barriga se lo arranchó y concluyó con un texto suyo que terminó por aniquilarnos a todos en una mortal sobredosis de Belleza. Luego, los mozos del Chaska arrojaron nuestros restos a la fosa común de la polvorienta y anodina eternidad... ¡chauuu, horrible mundo que no amas a la Poesía!!! ¡que no te amas a ti mismo!!! ¡chau, FEAZO!!!

4 comentarios:

Lobo dijo...

Cuando leí la entrada de la semana pasada pensé que había sido mi imaginación, que no había estado en el Chaska ¿?, más aun cuando fue una noche de niebla extraña que invadió la ciudad; pero ahora entiendo que el blog está una semana detenido en el tiempo (hasta que llega la siguente...), y es bueno saber que hay un lugar donde se pueden juntar los locos de esta ciudad. Bueno en realidad solo quería felicitarlos por esta gran iniciativa, sigan adelante.

Café Sideral dijo...

y fatuo pretexto?

WALTER TOSCANO dijo...

jajajajaj...

Cada vez podemos disfrutar de jocosas crónicas -de David N.- elevándose hacia el cielo de la Poesía.

jajaja...

Nada mejor que la poesía.
Saludos

WALTER TOSCANO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.