viernes, 15 de octubre de 2010

LA BATALLA BOHEMIOS

Poesía de miércoles sigue en pie de lucha y perpetua victoria. Batalla tras batalla seguimos ganando la guerra y esta vez nos tocó pelear contra alcaldes, congresistas y presidentes en el Café Bar Bohemios. El primero en salir al ruedo fue el poeta limeño Roberto Salazar Gamarra acompañado de Ka luz, quien tenía en sus manos su principal arma: el poemario “Canciones” que se encargaron de presentar. El sexi Olivares paso con su bikini y un cartel alzado en manos, sonó la campanita y dio el pase a Ka Luz, quien con ametralladora en manos comenzó a matar - y como es muy meticulosa y ordenada empezó por las A - primero murió un apepista, segundo un aprista y le dio el gusto de matar a Roberto asesino a sueldo en la San Miguel quien leyó: Mis labios sin encontrar tus besos / serían nada / una lluvia que cae mojando caminos / una canción que resuena en la rocola lejana / y tu me entregas la soledad de tus manos / y la distancia de tus ojos / una canción a una aparición bajo la lluvia / un poema a un regazo sin nada / nadie / que cope una vida demasiado corta / una obsesión por el mundo. / Quisiera saber que escondes bajo esa ausente mirada / y que trabajo me cuesta decirte que me gustas / mañana mañana / seguirá el poema la lluvia los besos / el regazo. Punto para Perú, y continuó leyendo, tú no estás entre mi cielo / y mi tierra / sólo eres una imagen viajera en mi / mente. Un poco extensa la lectura, pero aplausos carajo!, todas las chicas suspiraron y el Bohemios se lleno de extraterrestres que venían del Chaska a la fuerza.
Inmediatamente cerrado el micro, entro a batalla desde la rica Lima el alucinado Luis Boceli y la cura de males Karla Ferré. Representando a nuestro Shambar Trujillano: Angie Sáenz. Ordenados en el altar Muchik de ofrendas a la poesía tomó la inicativa Luis Boceli y, con un violín prestado, se puso a derramar melodías estratégicamente para dormir a todos y que Angie y Karla nos den el estacazo final. Leyó primero Karlita: En mis ojos / quiero morir / esta noche / noche tenue / incandescente. / Noche ligada / al espasmo dilatado / que moja cada sueño / y cada brisa / con sus pinceles. / Húmeda purgando condena / en las sombras grises / y que vendada / crea fábulas / en capullos de anilina / Noche de centinela / como asiduo que / galopa las calles / arrástrame al olvido. Mato al 70% por ciento de asistentes entre ellos a Alan García Pérez, vino Beto Barriga, le dio un bastonazo para asegurarse que no despierte jamás, le puso una manzana en el hocico, le hecho un poco de chela y lo metió al Horno. Siguió en la lectura, con cautela y precisión para matar al resto de un solo tiro, la linda Angie Sáenz: No me importa / No me importa en absoluto / Es como si fueras el tobogán / Y yo la niña que cae en él / Es como, la manera en que peleamos / Las veces que lloré / Pero la pasión estaba ahí / Así que todo estará bien /
¿Bien? / No, no te creo / Cuando dices que no volverás otra vez / No te haré recordar que dijiste que no nos apartaríamos / No, no te creo / Cuando dices que ya no me necesitarás / Así que no pretendas / que no me amas en absoluto / No me importa, / Aún no me importa en absoluto / Es como uno de esos malos sueños / Cuando no puedes despertar / Es como si hubieses renunciado, / Que tuviste suficiente / Pero yo quiero más / No, no pararé / Porque solo sé / Que tú volverás / ¿Bien? / No estés ahí viéndome caer / Porque a mi, porque a mi no me sigue importando. / No, no te creo / Cuando dices que ya no me necesitarás / Así que no pretendas / que no me amas en absoluto / Porque yo no te creo.
, Al final, todos murieron, no quedó nadie para escuchar a Luis Boceli, pero el poseído lanzo su conjuro: cágate de risa, Dionisio. / Sí, cágate de risa machaskero / (a mandíbula batiente) / Nunca llegarás a definirte / ¡Homo hirónicus! / ¡Porque no eres concepto ni conclusión! / El problema quizás radica en que quieres definir tu astro-cerebro a tu / astro-año actual / (tibio error) / Confórmate con ser un barroquísimo número / y terminarás siendo una resta para la humanidad / un pájaro menos, / común denominador de dos alas / alma parapléjica / fractura de cotidiano día / tal vez esperanza / boya naranja de algún mar. Todos se levantaron, y hasta llegaron más trujillanitos ahuyentados por el aire puro de sus sucias calles y por el sabroso olor a muerte del Bohemios. Acuñita y Murgita se abrazaron y celebraron. Pero al verlos vivitos y coleando el inefable Beto Barriga le lanzó un bastonazo a Olivares, le quitó el micro y grito!: Parad Hijos del mal, he venido yo vuestro salvador a darles vida eterna. Os daré lo mejor, os matareee!! e incendió todo con su fuego interior y morimos todos, Salvo los que ya estábamos muertos: Milla, Olivares, Chacón y Ka luz. Al final murieron todos, menos la poesía!.
Fin.
Tan! Tan!
................................................

El Diablo David nos recuerda: Como dice Jesús El Cristo “Donde hayan dos en mi Nombre, allí estaré!” Igual la Poesía está donde hayamos dos o más que la convoquemos: ese será nuestro templo. Si bien por ahora nuestra casa-poética habitual “El Chaska” está en remodelación este no es ni será impedimento para que Poesía de Miércoles siga con vida. Por eso agradecemos al Café Bar Bohemios y al Colegio de Arquitectos de Trujillo, al primero por acogernos y cobijarnos en nombre de la poesía el pasado miércoles y al segundo por su apoyo en la edición especial de Poesía de Miércoles para acogernos en el homenaje al gran poeta y filósofo peruano ALBERTO BENAVIDES GANOZA, donde nos acompañarán el también grande BETO ORTIZ, y más locos artistas en escena.

Jonathan Chacón Año

martes, 21 de septiembre de 2010

Poesía de Miércoles entra en la santidad

Por David Novoa

El Chaska Bar, la Basílica Catedral de la Poesía Liberteña, fue invadido por numerosos devotos ante la ceremonia de iniciación de cuatro nuevos sacerdotes de los versos. Joe Guzmán, Amós León, Ángel Flores, y Johan Chacha, conocidos en el mundo literario como los versógamos. Provenientes de la Arquidiócesis de la UNT, estos jóvenes mártires llegaron temprano, incluso antes que la misma cleresía del Templo; a saber: el beatito Olivares, los angelitos Orrillo, Milla y Chacón y el Diablo Novoa. El Chaska emanaba, sacrosanto, una fragancia a rosas limpias hasta la Plaza de Armas y las almitas perdidas en el infierno de la frivolidad trujillana, acudían hipnotizadas, entraban por el portón y recibían el sacramento de la Poesía de las manos milagrosas del Monseñor Beto Barriga: Aplacad vuestra idiotez, hijos del Instante!!! Todo hermoso. Todo puro.
Empezó el recital el médico pediatra –fervoroso amante de las palabras- Nataniel Cáceres, con sus poemas tradicionales y su confesión personal. Luego, aparecieron los versógamos ataviados de las prendas de la Santa Orden de los Locos Pordioseros que viven Desnudos en los Basurales Buscando la Verdad (osea calatazos): Desnudarnos en la puerta de nuestra casa/ con deseos de eyacular/ al ver a una monja ultrajada por su religión/ ¡La muerte no es muerte!/ si no nos burlamos de la vida/ Beber de madrugada/ sobre la insondable herida/ que deja nuestra sensatez/ llamada ¡Locura!/ Y así sentirnos escritores honrados/ escribiendo sobre la línea de nuestras manos/ la excitante y dolorosa verdad (Joe Guzmán) Elaboré un manuel de actitudes imposibles/ para ser un miserable/ Sin embargo, para que mi ser hable/ No es suficiente un par de cuerdas/ Prefiero el vértigo de vivir en el silencio/ O morir cada mañana en la Venecia de mi espíritu/ Con góndolas metafísicas bailando/ Al filo de la filosofía/ Muerto y vivo/ Siempre el recuerdo/ De una pedregosa infancia:/ La indiscutible prueba/ De que también Dios esconde la mano. (Amós León) ¿Qué pasa si recién te enteras que no existes?/ Que no hay risas/ Que no hay llanto/ Que no hay vida/ Y en el balcón, durmiendo están , las frívolas memorias/ Accidentalmente cayó la noche/ Y jamás regresó el día/ Cansado de mirar el mar/ Una estrella sin cielo, vislumbré/ Y Dios llamó a mi alma “oscura”/ Para alejarla de mi Ser. (Ángel Flores) Las curvas peligrosas de esta carretera/ Sin afirmar/ Que es tu cuerpo/ Me hacen caer al abismo/ Sinfin de tus inimaginables besos/ Eternos como la belleza de tus pechos/ Pechos con picos nevados/ Elevados hasta el Olimpo/ Hogar de los dioses que solo llegas/ Al atravesar tus entrepiernas/ Con tu centro celestial que se inunda de gozo/ El liquido puro fluye como manantial que saciaría mi sed/ La sed de tenerte entre mis brazos y escucharte/ Suspirar inalcanzablemente cuando te toco/ Tu cuerpo tiembla como sismo armagedónico/ De convulsiones de extasis orgásmicas/ -...¡putamadre otro sueño húmedo!-/ (Johan Chacha). Los devotos recibían estas blasfemias temblando la Unción. Beto Barriga subió al altar del Templo y se mandó con su sermón cuando el púbico ya empezaba a desmayarse, a poner los ojos en blanco, a hablar en lenguas, a hechar espumarajos por la boca, a tener visiones donde veían al gato Baudelaire crucificado al lado del Señor, a Jorge Tume luchando cuerpo a cuerpo contra los demonios de la adversidad cultural. Entonces fue el turno del profeta nómada Víctor Corcuera, quien recorre los diferentes paisajes de nuestro país predicando el amor al Perú –inútilmente por supuesto-, y concluimos con unas imágenes sacras de Renato Milla Velezmoro donde aparecía y desaparecía, donde se enfocaba y se desenfocaba, donde se mostraba y se ocultaba lo que finalmente terminamos por dudar, por ignorar, por especular.
Nunca supimos si se trababa de dios, de la vocación artística de Renato o si simplemente nos gastó una video broma.
Finalmente fue una noche en el Señor. Mas ya a punto de ir a deleitarnos en la soledad de nuestras habitaciones con una muy buena ración de cristiano autoflagelo, advertimos que los prosélitos de Poesía de Miércoles ya no éramos pocos, ya no una minoría, una secta, una élite sino que empezaban a aflorar los primeros síntomas de la que habrá de ser la primera religión, la primera política, el primer gobierno poético del Perú: LA POESÍA AL PODER, CARAJOOO!!! GATO BAUDELAIRE PRESIDENTE!!! BETO BARRIGA CARDENAL DEL PERÚ!!!
JAIL JITLEEER!!!
Gracias.


martes, 7 de septiembre de 2010

FECHA 39

Poesía de Miércoles por todos lados

David Novoa

Y permanece como una estrella fija tras los turbios cielos de Trujillo. Como un durmiente apolillado aguardando al ferrocarril del atardecer, como un canillita viendo pasar el río de combis, taxis, mitines, permanece, permanece, permanece Poesía de Miércoles. Y no se va a la miércoles Poesía de Miércoles, y no se va y no se va pa campeón, mas bien rocía su aciago perfume hacia las grises callejuelas trujillanas atrayendo, cual Flautista de Hamelín, a las majestuosas criaturas de la noche: a los poetas y a los que aman a la Poesía -que también son poetas-.
Renato Milla Velezmoro, aeda de la imagen, ha arribado con un proyector de slides. Con Tume y Olivares arreglamos las sillas, desempolvamos las mesas, colocamos las velas y en pocos minutos el altar de la Palabra se cierne ya peligrosamente sobre el respetable. Esta noche se presentan dos audaces piuranos: Reynaldo Cruz Zapata y Cosme Saavedra. Poeta y cuentista, respectivamente. Traen novedades a Trujillo: la revista Inn Cultural, el poemario Ciudad Mutable y el libro de cuentos Walac. Jorge Tume da inicio introduciendo su efectivo florín florán de profe dicharachero, luego son los mismos autores quienes cantan solitos en escena y nos detallan los pormenores de sus hazañas editoriales. Y, como sigue, concluyen con poemas de su autoría: Nos prohibieron habitar la plazuela/ fumar un pitillo/ en el malecón// Nos prohibieron/ hablarle a Octavio/ de física y política internacional// Pero sobre todo/ nos prohibieron/ con Decreto Supremo/ escribir poesía/ por posible rebrote de subversión. Con deliciosa rabia, continuó Cosme Saavedra: PARA DESCENDER/ Han bastado tus manos para traerme hasta aquí/ Donde rueda la noche sus estrellas de sangre/ Han bastado tus ojos para volcarme en la rabia/ Para tender mis pecados en las montañas del cielo/ Ya no quiero mirar ese espejo que te traiciona puñal en mano/ Porque hasta la poesía se corre de mis dedos como una hilacha de sueño/ Porque es tan miserable verse uno mismo mordido por su propia tristeza/ Para descender he necesitado que me destruyan y pongan en tambores mi piel/ Para descender he necesitado este mal de ojos, esta diarrea inefable/ este papel insurrecto que me devora las ganas de ganarle unos versos a los poetas que vendrán. Aplausos... y susto. El Chaska bulle de almas inquietas. Las rojas burbujas que Renato proyecta sobre los poetas nos envuelven en un marco surreal que recobra vida con la segunda mesa: Katlheen Urteaga, floreciente e inteligente hadita de la UPAO, la irónica princesa espartana Cecilia Gamarra, el nihilista, destroyer, puntero derecho, Mario Morquencho y nuestro inefable poeta de la zurda, rey de los autogoles: Beto Barriga. Dejamos que se desempeñen solitos y contentos, cuando, como era de esperarse en Poesía de Miércoles, hizo su irrupción -enviado directamente por Dios- el Estro Poético. Por supuesto nadie lo vio a excepción del genio José Carlos Orrillo, quien le tomó una foto (la imagen que captó fue la de una luz enceguecedora con millones de ojos al centro) e inmeditamente se fue llorando a celebrar, abrazado al gato Baudelaire, arrodillado frente a la puerta del baño para damas (se sospecha que buscaba consuelo).
Con un poema que más parecía una patada, empezó Cecilia: Queridos enemigos míos/ Un agradecimiento muy profundo, desde el fondo de mi estómago/ Estoy muy agradecida por sus ladridos, por sus gritos y alaridos de envidia sin motivo/ Por su no estima y sus disfrazadas palabras/ Gracias por ser enemigos gratuitos/ Gracias también a los tuertos testigos oculares/ Me alegra el saber que contribuyo a mantener muy activos sus cinco sentidos/ ¡Oh! pequeños charlatanes, muchas gracias por las lacerantes palabras que salen de su sucia cavidad bocal/ El saber que gente ajena a mí se preocupa por lo que digo y hago me conforta/ Aunque su preocupación sea enfermiza, igual se agradece/ Gracias por hacerme saber que soy imprescindible en sus vidas/ Amigos que me odian, no les escribo esto porque yo los sienta importantes para mí/ como yo lo soy para ustedes/ sino que escribo estas líneas por cuestión de educación/ pues hay que agradecer los mínimos detalles/ Gracias. Con voz de alma antigua, le sucedió la grácil Catita Urteaga: ¿Qué es lo que necesito?/ Lo sabes perfectamente/ hace bastante tiempo que estoy dándote señales/ que te miro diferente/ que te sonrío como no suelo sonreírle a nadie/ ya todo el mundo lo notó/ Me dirás que esas cosas no se eligen/ que llegan sin que las busquemos/ es verdad, nadie busca a nadie y sin embargo todos se encuentran/ Pero ¿qué pasa con nosotros?/ los que encontramos pero nadie nos encuentra/ los que no tenemos eso que algunos llaman suerte/ sí, nosotros, los no correspondidos/ que estamos jugando en la eternidad. Su voz voz fustigó el corazón de los asistentes como un látigo ancestral. Mario Morquencho se solazó en su vibración destroyer, e hizo el amor, trafagoso y terrenal con sus palabras: Intensa intensidad de movimientos/ movimientos que matan/ galopándonos/¡Oh movimientos!/ Vaivén oceánico de orgasmos/ ¡Oh, velocidad!/ dulce motor de éxtasis/ ¡Oh violencia de alborada!/ tu cuerpo es mío/ ¡Oh clímax!/ bella muerte/ Muero/ bella muerte/ morimos tanto/ tanto bella muerte. Y para concluir la noche Beto Barriga nos castigó, potito calato, con la máxima crueldad de sus verdades: Ustedes tienen sus reglas y religiones/ pero cuando las reglas empiezan a romperse/ hay una voz en mi cabeza que dice ser el Salvador/ que predica su propio credo/ que enseña a odiar amar y a amar odiar/ y te brinda el conocimiento para doblegar al destino// Si este es el caso dejemos a la Locura tomar la Palabra:/ para declarar a todos los jueces ¡culpables!/ decir a todos los jefes ¡despedidos!/ para hacer sentir a todos los bancos ¡la pérdida total!/ ya que la oscuridad se asoma y la Voz empieza a exigir adoración de parte de los hombres.
Y así Beto metió una vez más un poético golazo.
Y así el gato Baudelaire hizo la pila fuera de su caja.
Y así, una vez más, Poesía de Miércoles continuó con su cometido: Existir. Existir en este entorno enajenadamente frívolo y descaradamente egoísta donde se ha institucionalizado la deshonestidad, donde se cultiva la vanidad, donde todo es a la mitad: mitad risa, mitad pena, mitad alegría, hasta mitad mediocridad, donde nada aflora plenamente porque hay demasiado miedo, miedo a no ser aceptado, miedo a lo que digan, miedo al ridículo: puro, purito miedo a vivir de verdad.
¡Aquí existe Poesía de Miércoles! Aquí extiende tus raíces, engorda tu tronco, aquí estira tus ramas y brinda tus frutos: quien coma de ellos no temerá más. Pateará las puertas de la hipocresía, entrará con espadas y antorchas en los templos de Adoración a la Materia y sacrificará su fealdad: Esta oprobiosa e insostenible carga de sentirnos importantes, de creernos poseedores de la razón para sólo alejarnos más de la Verdad.
¡Aquí existe Poesía de Miércoles! ¡Aquí sacrifícate entregándote a las horrendas garras de la Beldad!

FECHA 38

Poesía de Miércoles acepta al Amor

David novoa

Y este último miércoles de la vida la Poesía hizo su aparición en el Chaska. Gente poca. Sólo la mitad de las bancas llenas: Algunas almitas nuevas y algunas veteranas en estas lides en que la Belleza no le deja ni un solo hueso sano a los espíritus sensibles.
Llegando al local, entre el frío entumecedor y el amarillo río de taxis, encontramos a Jorge Tume y al Pibe Olivares, mejilla con mejilla, abrazaditos para contrarrestrar la racha gélida esperando que les abran la puerta del Templo. Llamadas. Llamadas. Más llamadas. Hasta que luego de un lapso tan extenso como un recital de Juan Félix Cortés, llegó nuestro querido amo de llaves: El Chino del Chaska, presuroso, chambeadorazo. Ipso facto arreglamos el antro, lo trasmutamos en Santuario del Verbo Viviente y la gente empezó a llegar en gotitas. Como sucede a veces, uno de los invitados faltó. Ni siquiera envió un mensaje. Ni siquiera movió su pañuelo desde las distancias inexorables de su ausencia. Nada. Jódanse, poetas huevones! Vayan a trabajar!!! Parecía decir y su pensamiento se potenció en los pensamientos de multitudes y multitudes y multitudes de seres y comprendimos. Una vez más: comprendimos.
Pero más contentos que canillitas en Navidad -cuando todos se vuelven buenos y los regalos se distribuyen a diestra y siniestra-, empezamos con el recital. Daba la cara el valiente Christoper Alegría con su voz parsimoniosa, sus ideas paradojales y su vasta experiencia en el mundo de la mente. Lo acompañaría el Pibe Olivares, poeta organizador y suplente del equipo de calichines del Chaska.
Olivares dio inicio homenajeando a una de las grandes almas de la Poesía en el Perú: el tacneño Juan Gonzalo Rose. Poeta fino, irónico, sufriente como pocos, un grandísimo inútil que tenía un mortal menage a trois con la Belleza y la dipsomanía. Supremamente conmovedor. Nos contó sobre su descubrimiento de Juan Gonzalo, sobre su admiración por él, sobre su vida: Poesía de Miércoles es también un aula de clases sobre los poetas y su poesía. Y finalmente nos leyó sus hondos y candorosos versos.
Ahhhh...
¡Lo max Juan Gonzalo! (¡Gracias Pibe!)
Le continuó Christoper Acosta ofreciendo su visión y su testimonio y leyendo versos de Borges y Vicente Alexaindre. La muchedumbre de veinte gatos que acudieron yacían extasiadas en un estado de embeleso parecido a la bienaventuranza. Poesía, la belleza es la eternidad contemplándose en un espejo. Poesía, quien define su vida por normas, mata al pájaro cantor de su espíritu. Poesía, imagen que vemos cuando cerramos los ojos, música que oímos aunque nos tapamos los oídos. Poesía: todos somos la Eternidad y el Espejo. Jajjajjaja. Sobre las palabras de Christoper, detrás de las palabras de Olivares, El Estro Poético decía quién era, se presentaba, vibraba en las almas sedientas. La gota de luz pendía del borde de los cielos. Llegó el turno de los espontáneos: Beto Barriga se hallaba ausente, pero su presencia inspiró a Franco Castañeda a leer un poema de Leonard Cohen: No hay cura para el Amor. Claudia Salvador, de entre las canteras del anonimato, surgió pundonorosa con sus versos en la mano y abrió las puertas a la Poesía amorosa. Amor universal, amor filial, amor idílico, amor odio. Todos los amores se dieron cita esta noche en el Chasca.
Finiquitando el evento nos miramos a los ojos, nos estrechamos en un abrazo radiante de paz y tomados todos de la mano, inocentes y virginales, salimos a la calle a caminar por la egoísta y prejuiciosa Trujillo.
Habíamos regresado al Cielo.
Se cumplió la Profecía.
La Poesía siempre fue El Amor Real.

lunes, 23 de agosto de 2010

FECHA 37

LA NOCHE DE BRUNO CÉPEDA


en los preliminares, césar olivares compartió un poema de julio cortázar

beto barriga también brindó lo suyo mientras se esperaba a bruno cépeda

luis novoa también nos brindó su espíritu

bruno cépeda llegó y nos brindó los mejor de su poesía

motivadora participación poética de un joven asistente

jonathan chacón finalizó la noche con un toque umbrío.

domingo, 22 de agosto de 2010

FECHA 36: de salvadores y espontáneos

Como siempre, el ambiente estaba preparado

los poetas llegaron en penumbras

luego se fueron iluminando

hasta un orbe espiritual se hizo presente en esta noche poética (a la derecha superior de David)

espontáneo de lujo: el gran carlos tataje recitando un poema de martín adán

esta señorita también muestra algo de su quehacer literario

los poetas al final de la jornada

viernes, 6 de agosto de 2010

LA VERDADERA FECHA 33

CAMALEÓN DE MIÉRCOLES

Por David Novoa

Noches memorables que desaparecerán en el insondable vacío del tiempo …pero noches hermosas.

La trigésimotercera edición de Poesía de Miércoles no fue la del aniversario de medio año, sino la de la presentación de la Revista Piel de Camaleón y el recital de la reptil cohorte de Wálter Toscano, el poeta sacrílego.

Hecha la corrección, hecha la introducción a esta fecha que resultó bellamente frustránea. Acarrearon su publicación en un anda los poetas. Luego clavaron sus emblemas. Se arrodillaron frente a ellos. Adolf Toscano Hitler -con la mirada clavada en la descascarada pared del Chaska como si las infinitas estepas de la gloria escrutara- ordenó a sus huestes disparar poesía a diestra y siniestra pero sus municiones estaban enmohecidas, su pólvora húmeda, sus armas herrumbrosas. Rubén Aguilar, Wálter Vásquez Pegrías, Johnatan Alvarado, Ricardo Calderón Inca cayeron mutilados, descuajeringados, destripados junto a su desbocado líder en la batalla de lo bello.

Uno por uno mordían el polvo, valientemente, los soldados.

Óscar, al ver que no pudo aprobar el examen de literatura, tomó al pie de la letra las sabias palabras de Gonzalo:

-Cómete los libros, pe muchachón!

Horas más tarde fue hospitalizado de emergencia. Al interior de Óscar yacían papeles y mariposas en total armonía.

Así cayó Ricardo Calderón Inca. Herido en la ingle.

Rubén Aguilar, fue atravesado veinte veces por la metralla, pero antes de expirar compartió dolorosamente sus últimos versos: Dos viejos sapos/ envejecen a orillas de una laguna/ (el amor es una sombra/ en sus ojos desorbitados)/ no hay tiempo en sus horas/ sólo moscas/ bailoteando en la agonía/ de sus lenguas caídas.

Luego de caer, le hicieron el repaso.

Johnatan Alvarado intentó un ataque kamikaze, pero le cayó una bomba antes de salir de su trinchera: Esta es la silueta de una niña/ limpia y pálida/ dibujando/ un corazón rosado/ en el abismo de su nombre.

No quedaron ni sus pelos.

Walter Toscano enarbolando en alto su cartel: PROHIBIDA LA CORDURA, escribió poemas en papeles sueltos, hizo avioncitos y los lanzó hacia el respetable. Uno cayó en el búnker antinuclear donde protegíamos al público, lo abrimos y leímos: La Poesía/ literalmente/ vuelaaaa…

La batalla había sido un espectáculo de opacas lecturas, de falta de ánimo y de desperdicio de talento. Por eso ya no había casi nadie al concluir el recital. Pero para cerrar por todo lo alto, Wálter Vásquez Pegrías se arrojó -tigresísimo él- a las playas de Normadía en su personal Día D con su performance: La Poesía ha muerto. Así los últimos cuatro gatos que aún quedaban pudieron huir cobijados por la penumbra. Walter cantó, gritó, se desnudó, pogueó, se degolló y se resucitó en escena y la Poesía aparecía y desaparecía, fluctuando, dudando de brindar su luz a este ritual de catarsis y extravío.

Finalmente, despedimos al público: Ya sólo quedábamos Beto Barriga, El Gato Baudelaire, El pibe Olivares y 87,945 hormigas en un agujero detrás del escenario.

No acercamos bien: Las hormigas se habían suicidado en masa.

Y es que fue una noche improvisada, sin feeling, a diferencia de otras donde este mismo grupo lució potente e hizo retumbar las vísceras del Chaska. Pero ahora se confiaron y se presentaron para el examen de la Belleza sin haber estudiado, sin haber hecho ni fichas y sin poder sacar cuaderno porque no estaban al día, los muy pendex.

Sin embargo la revista Piel de Camaleón fue presentada y aprobada. Allí sí habían concentrado sus talentos escribas de todo el Perú, gracias, principalmente, a la tenaz osadía de Toscano de seguir creando, convocando a otros creadores y pariendo arte a patada limpia, a lapazos y dentelladas.

Saludos a PIEL DE CAMALEÓN!

Sieg Heil!!!

TESTIMONIO: PERÚ, MI PAÍS

¿Por qué amar al Perú?
Por Bruno Cepeda

¿Por qué debemos amar al Perú como nuestra patria? Esta sencilla pregunta ingresa al terreno de lo insondable cuando escrutamos fríamente nuestra nación. A ver, veamos: corrupción política y social en todos los niveles. Sí, encontramos planillas falsas en el congreso, aceitadas de don Bieto y el ratuja de Rómulo (de quien dicen se parece a mí: sólo físicamente ¡por Dios!) ventas de terrenos (Omar y Martín), come pollos, mata perros, roba luz… y toda la corte de improvisados padres de la patria (todos integrantes de esas inmensas faunas y grupetes de amigos mal llamados Partidos Políticos. Créanme: un mal necesario de la democracia). Pero si creemos que la corrupción es un mal propio de nuestra política, veamos los casos de corrupción anónima de todos los días: lo fácil que es eludir un policía cuando detiene a un microbusero: toma dos soles y déjanos tranquilos; hijito, dile al cobrador que no estoy; la señora me estaba guardando la cola, se lo juro; esos cien soles del suelo son míos, se lo juro por mi madrecita… Pero oiga, todo eso lo permitimos nosotros, nadie más. Es nuestra moral la que lo permite…
Del tránsito vehicular desastroso en las principales ciudades, incluso Trujillo, también podemos hablar. Creo que somos el único país del mundo donde se ha institucionalizado la ley del vivo (sobre todo para los taxistas, colectivos y combis). Es decir, si yo puedo pasar por encima de ti lo hago, no respeto las leyes ni las preferencias, por eso soy taxista y a mucha honra… además, rememoremos lo fácil de transitar por las calles o cruzar una pista. Nuestro tránsito no está hecho para las personas de a pie. Está hecho para que cada día haya más muertes. Ni hablemos de los imprudentes choferes nocturnos que, embebidos de alguna pócima espirituosa, terminan viajando a la eternidad como decía Roberto Blades: “El borracho está convencido que, a él, el alcohol no le afecta los sentidos…”
Ya no existe partido de fútbol sin disturbios por las benditas pandillas. Estos energúmenos (muy valientes ellos en grupo, pero cuando están solos son incapaces de hacer nada) si su equipo gana, destruyen todo a su paso para demostrar que son los mejores. Si su equipo pierde, también destruyen todo a su paso para mostrar su ira y su desfogar sus pasiones contritas… Es decir, ganen o pierdan, los únicos jodidos somos nosotros quienes debemos aguantar sus devaneos violentistas. Además, la mayoría de ellos, aprovechan los desmanes para robar o para asesinar impunemente a cuanto inocente se cruce en sus caminos. ¡Es triste que mis intereses personales primen sobre los de los demás, aunque sea a la fuerza!
¿Se han dado cuenta que, hace varios sorteos y meses, los ganadores de la Tinka ya no se identifican? Son los bancos los que cobran los premios. Si te ganas la Tinka, no podrás identificarte porque al día siguiente, recibirás por lo menos dos o tres cartas, con una bala cada una, para que pagues un cupo antes que alguien de tu familia salga perjudicado. Estoy seguro que hasta la asociación de deudos de los ajusticiados por la policía, sí esos mismos que reclaman a la justicia por el asesinato de sus pobres angelitos a manos del Escuadrón de la Muerte y enemigos acérrimos de Elidio Espinoza, estarán pidiendo al congreso que los ganadores de lotería sean debidamente identificados, con su número de teléfono, dirección y lista de familiares (Es que les están malogrando el laburo)… es el colmo, hasta los delincuentes, chantajistas y estafadores exigen derechos…
Los jóvenes de esta nueva generación no entienden la diferencia entre evolución y revolución (escucharon decir que la revolución es violenta y lo entendieron como cruenta, cuando la acepción de la palabra es vertiginosa o rápida). Por ello, la violencia se ha convertido en una faceta lamentable de los jóvenes. No hay respeto a la vida y la muerte, es el resultado de la influencia de los medios de comunicación y sobre todo de la televisión que se nos vende hoy en día (así, literalmente debido a las empresas de cable). Los de mi edad, recuerden las series y héroes que teníamos: Superman, Spiderman, Batman, los magníficos, el auto fantástico (nadie moría). Pero la generación violenta cree que si te matan, después puede buscar las 7 esferas del dragón y te resucitan como si nada. No es lógico… en todas las series modernas hay muertos… (bakugan, dinorey, y Ben 10 que mata alienígenas como si nada.
Podríamos seguir enumerando situaciones y razones por las que no debemos amar al Perú: Informalidad económica y social, piratería, mediocridad profesional y una educación en el más completo desastre por obra del Gobierno Central y del SUTEP (que hasta ahora han demostrado no servir más que para dejar al país en el último lugar educativo de América y uno de los cuatro últimos del mundo según las pruebas PIA). Del fútbol, mejor ni hablamos…
Qué razones personales encontramos para amar al Perú. ¿Acaso debemos amar este país, por los éxitos musicales de Gianmarco; por el título mundial y las tres defensas exitosas de la boxeadora Kina Malpartida; por los éxitos de las chicas del Vóley, los golpes y bailecitos de Maicelo y por hasta por la performance internacional de Delly Madrid en México?
La respuesta es NO, rotundo y elocuente, y en lo que tiene de negativo. Si analizamos fehacientemente las razones para no amar al Perú, encontramos que todas, todas son acciones de personas que habitan este territorio llamado Perú; pero ninguna es resultado de la acción de patria. La patria no nos ha rechazado, la patria no se ha portado mal con nosotros, la patria no es la que come pollos, la que aceita funcionarios, la que mata perros a balazos o la que roba luz… la patria no es aquella que irrespeta las reglas de tránsito o rompe las lunas, las puertas y hasta la crisma de los hinchas del equipo contrario. Mi patria, el Perú, no sólo está compuesto de personas; está compuesta por Montañas preciosas y mágicas (llenas de misticismo y respeto ancestral), ríos caudalosos que son la admiración de diversas latitudes poblacionales, ciudades imponentes (ancestrales y modernas) como fruto del esfuerzo e intelecto de sus pobladores. Mi patria posee una cultura milenaria y es una de las más variadas del mundo. Mi patria es multilingüe y pluricultural, respira cultura por todos sus poros, en todas sus ciudades y en todos sus centros poblados. Posee una riqueza exuberante en materia de fauna y flora que la sitúa entre las más abundantes del planeta. Por eso debemos conocerla de cerca para aprender a amarla.
Pero esta territorialidad ubérrima e imponente se complementa con las razones que nacen de las condiciones humanas. ¿Encontramos razones suficientes, en las acciones humanas, para amar a nuestro país? SÍ, en las acciones diarias de miles de luchadores anónimos. Ciudadanos de a pie que trabajan sin descanso para llevar el pan a sus hogares. Gente como tú o como yo que se resisten a la mediocridad. Gente que no es famosa por aciertos o desaciertos, sino que es anónima y que encuentran en el anonimato la fuerza necesaria para construir una nación. Padres y madres que aman a su país a partir de los hijos que engendran. A partir de los hijos que crían, de los hijos que forman con amor y mano dura.
Seres humanos, comunes y corrientes que no necesitan falsificar, robar, aceitar, violar, matar y hasta sumirse en la estupidez lúdica de algún alucinógeno… Seres humanos que luchan diariamente y que gracias a ese esfuerzo, nuestro país no se detiene. Gente que vemos sonreír en las calles, gente que viste a su modo y no a la moda porque su papito es quien se lo gana. Esa gente no proyecta una patria figuretti, una patria de plumas y lentejuelas; esa gente es la que forma la verdadera patria que yo amo, la patria anónima que sufre, ríe, canta y enamora. Esa es la patria que yo amo, esa es la patria que llevo en el corazón. La patria que me acompaña y me acompañará hasta el final cuando no sea más que un lejano recuerdo en las mentes de miles de alumnos a quienes ayudé a conquistar sus sueños… Esa es mi amada patria… ese es mi Perú…

jueves, 15 de julio de 2010

FECHA 32

UN RECITAL HISTÓRICO

David Novoa

Los poetas eran José Briceño Berrú, Armando Arteaga y Juan Félix Cortés. El portón del Chaska lucía como una boca hambrienta por donde ingresaban los invitados. César Olivares, organizador, tiritaba nervioso: el local estaba lleno ¡y los bardos no llegaban! Brrr. Fríazo y la inquietud crecía como una rémora. La gente de Tume siempre falla, comentábamos, mientras los últimos asistentes arribaban en sus flamantes último modelo e ingresaban acompañados de suculentas anfitrionas. Nos referíamos a aquellas ocasiones en que los invitados piuranos de Jorge Tume se fueron de parranda y nunca aparecieron, y a aquella vez en que sus convocados simplemente ni asomaron las narices por nuestro evento. Pero bueno, a la tercera iría la vencida. Y, en definitiva, la vencida era real. Olivares restregaba eufóricamente los dedos sobre el celular, pero nadie respondía. Ni el mismo Tume que apareció -por fin- rozagante, recién bañadito y perfumado. Enterado de la crisis, se le fue el fulgor y se enfrascó en las llamadas que no recibían respuesta. De repente ya no vienen estos churres, guá, comentó al borde de la desesperanza.

Pero como Poesía de Miércoles es poética, como Poesía de Miércoles es el infame templo de lo prohibido, como Poesía de Miércoles es nuestro corralón libérrimo para a jugar a la belleza, decidimos hacer el recital con el público. A ver ¿qué poemarios tenemos? De Ricardo Virhuez, de Manuel Ibáñez Rossasa, de Danilo Sánchez Lihón y de José Watanabe. Ya, ponlos en la mesa. Vamos a hacer pasar al público de tres en tres para que lean un poema cada uno, el que elijan de los libros que tenemos aquí y salió el recital. Tahhh. ¡Somos lo máximo! ¡La Poesía nunca muere, carajo!

Dedicida la tónica de la noche los primeros en pasar al altar fuimos los tres organizadores: César Olivares, Jorge Tume y yo. Contenta la muchachada: ¡Por primera vez compartíamos la mesa que tanto tiempo les cedimos a nuestros invitados! Y como la Poesía es poética no me sorprendió encontrar un papel en el bolsillo con un texto del divino Eielson: Que todos somos poetas/ no cabe duda alguna/ y no sólo los humanos/ sino también el cocodrilo –señalé a Tume- las hormigas –señalé al público- y los monos –nos señalaron a Olivares y a mí-. Risas. ¡La Poesía existe! Lo corroboramos una vez más. Se cree que es la imaginación desenfrenada de los locos, pero no. Es la realidad vista desde el cristal de la belleza, inclusive sin cristal y sin belleza como sucedió esta noche mágica donde Eielson apareció –como un genio travieso- desde un bolsillo para retratarnos. Continuó en la lectura Jorge Tume y al llegar el turno de Olivares, precisamente cuando íbamos a inaugurar el primer evento en la historia de la literatura donde el público se haría solito su recital, aparecieron. Llegó la comisión plenipotenciaria del norte peruano: desde Milán, Italia, el destacado hombre de letras, José Briceño Berrú, natural de Chulucanas, y los célebres escritores sullaneros Armando Arteaga y Juan Félix Cortés. Vi al público: allí estaban la mamá de Beto Barriga que había ido por primera vez; doña Luz Romero, ex candidata a la Alcaldía de Trujillo; Ulises Loyola, crítico de arte; el pintor Óscar del Águila y a una vasta retafila de maravillosas almas que hubieran vivido la deliciosa experiencia de sentarse en el solio de los elegidos y leer las grandes verdades de la existencia. Pero no ocurriría esta vez. Para la próxima será. Asentimos en silencio.

Los escritores disculparon su tardanza –tuvieron un compromiso previo- y ahora estaban aquí para compartir lo suyo. Sin embargo, fue para bien. Presentaron el libro: Los límites del odio. Luego leyeron sus magníficos versos y finalmente sembraron las mesas de bosques de chelas que nos encargamos vertiginosamente de talar.

Conclusión de la noche: Se rompió la maldición de Tume –tarde, pero llegaron sus convocados- y para celebrar nuestro poderoso Director se ha lanzado ahora con una ambiciosa tarea cultural: Realizar la I Feria del Libro de Piura donde Poesía de Miércoles tendrá el lugar principal: Alcanzar el papel (con poemas de David Novoa) ¡en los servicios higiénicos!

¡Qué viva la Poesía, carajoooo!

(Mejor dicho: que viva la Poesía, mierda)

FIN.


IMPORTANTE: El próximo MIÉRCOLES 21 de JULIO se perpetrará PERÚ DE MIÉRCOLES evento promovido con el Centro Peruano Americano EL CULTURAL. Habrá gratis BRINDIS CHELERO por fiestas patrias, testimonios poéticos, performance sonora de José Carlos Orrillo y su emsable musical y concierto de rock con Extraño Deseo. Con esta fiesta Poesía de Miércoles celebra su ininterrumpido medio año de recitales, conciertos, lecturas y locuras. ¡¡¡INVITADÍSIMOS!!!

miércoles, 14 de julio de 2010

EL DESTAPE

MEDIO AÑO DE POESÍA DE MIÉRCOLES

INGRESO LIBRE

TODOS INVITADOS

viernes, 9 de julio de 2010

FECHA 31

Es un sueño Poesía de Miércoles

David Novoa

¡Y siguen las presentaciones de miércoles! Esta vez les tocó a dos irreverentes jóvenes amantes de la pichanga literaria: Hernán Darío y Giancarlo Briceño, y a un apacible tercer aedo: Félix Pereda Carrasco. Llegados los invitados se empezó inmediatamente el reparto de Poesía como si de pan se tratara: grandes hogazas para las lindas damiselas, migajas para los jóvenes universitarios y marraqueta dura para el organizador Jorge Tume. El moderador César Olivares inició con chispa lo que dio pábulo a los bardos a arremeter con un recital al alimón. (Al alimón quiere decir en conjunto, a dúo). Y así fue como leyeron Hernán Darío y Síficus Briceño, mejilla con mejilla, agarraditos de la mano, guiñándose cómplicemente: Mierda, mIeRdA, SOMOS MIERDA detodoquier/ esPecie de un Rojo sombrero putesco/ Que mAneja sus cortos pantalOnes apretando/ El pujante alarido de aqUella acomplejada/ Cerebro-forma o fondo de FalDas contradicTorias/ Grita mierda: MIERDA soMos mIeRdA roja y aMarilla... Ondas seducen al aire, son castañas/ Son viento, son mierda/ Y Si la mIerda nace del suelo/ Somos del campo del ambiguo verde/ Ondulado, abre tu pecho y verÁs que/ La mierda emerge de adentRo… Su lectura fue contundente mas un tanto desviada. Dispararon con solvencia pero su inexperiencia erró el blanco y no los oímos con fidelidad. La voz de Síficus se perdía por su veleidosa forma de sostener el micro y la voz de Darío se diseminaba nítida en el ambiente. Así su loco y bello poema sólo asomó por momentos su rostro de palabras.
Aplausos para los noveles rapsodas. Les sucedió Félix Pereda, solitario escritor, quien se expandió en una monocorde autobiografía que envió al borde del aletargamiento al respetable. (El gato Baudelaire les fue a meter verso a unos ratones, Beto Barriga se retiró a conversar con su otro yo -formado por unos 25 o 27 otros subyoes- y Jorge Tume, royendo la prosaica piedra de su seco pan, dormitaba con impaciencia). Pero reaccionó Félix Pereda y dejó salir sus sonetos que albergaban genuina Poesía: Hoy, hermano, estoy en el poyo de tu casa/ la casa que es la Patria de las Letras del Perú/ y he visto tus ojos yertos, tan yertos como tú/ y sé que estás atento a ese tu clamor que no pasa// Y en este clamor que te traigo, sentado junto a ti/ te digo que nuestra patria convulsa como tu España/ ahonda sus problemas que son frenético baladí/ y el pueblo ya revienta. A él no se le engaña.// Estamos taciturnos como ayer tú lo estabas/ ¿qué hacer? ¿rezarle a Cristo? ¿tomar las armas?/ ya nadie está tranquilo, ni siquiera las almas// Y aquí en nuestra tierra estoy como tú estabas;/ chacchando las miserias y luchando incomprendido/y te dejo este mensaje porque, ¡tú, hermano, no has partido! Intercalando versos de Vallejo con los suyos fue abriendo una grata brecha en la atmósfera de miércoles y se hicieron estallido los aplausos. Mejor aún. Desde el público se levantó una voz de congratulaciones para el escriba. Y en pleno éxtasis chaskero entró Julius, el enamoradizo bardo de la urbe. Extrajo su guitarra como un sable e incrustó sus melodías en el vibrante e invisible éter. Algunas bellas cervatillas se sonrojaron, el gato Baudelaire se enamoró de un pericote -y se lo comió para llevarlo siempre consigo- y Beto Barriga se aproximó al cadalso levitando con su bastón en la mano. Era su momento de leer. Sin embargo, como pocos saben, Beto, este precoz y destacado poeta, acaba de cumplir los 15 años y se encuentra en un momento de diluvio creativo y de visionaria expansión. Así que de pie con su bastón –con el que aporrea a sus fantasmas- cantó sus textos con una voz que empezó a confundirse con chillidos de roedores en tropel, las paredes del Chaska se disolvieron y se extendió fantasmagóricamente la noche saturada de ojos gigantescos. Jorge Tume y César Olivares, organizadores, se redujeron al tamaño de minúsculos ratoncillos y entonces, corriendo desesperados de las gigantescas fauces felinas que nos perseguían, nos dimos cuenta que no existíamos, que nunca existimos, que Poesía de Miércoles sólo ha sido y siempre fue el sueño del Gato Baudelaire...ahhh!
(No te vayas a despertar, Michito... Sueña que nos auspician el evento, más bien).
Miauuu... perdón, FIN.

jueves, 1 de julio de 2010

FECHA 30

LOS MIÉRCOLES EN SUS TREINTA


¡Y reapareció la luz del Estro Poético! Desde el radiante centro de Dios brotó un rayo de enceguecedora belleza y sabiduría que descendió hasta Trujillo: Atravesó el Palacio Municipal pero no encontró ningún corazón abierto; cruzó las oficinas del Gobierno Regional, pero estaban todos distraídos camuflando sus coimas; pasó por el Arzobispado, pero el prelado y sus monaguillos charlaban repartiéndose las limosnas con su copita de vino al lado. Ya a punto de volver al Cielo e informar al Altísimo que Trujillo está desahuciada, que ajusticie con azufre y fuego a este pueblucho sin alma, recordó un lugar llamado Chaska y a un evento de miércoles y a un cónclave de ilusos soñadores: Al atravesar el portón se halló con este grupo de fieles arrodillados esperando con la boca abierta una gotita de Belleza. El Estro, lumínico y energetizante, se volcó feliz sobre las almas ansiosas y ellas cayeron al suelo hablando en lenguas (menos el gato Baudelaire que ya habla cinco idiomas y por telepatía).

Y así empezó la trigésima edición de Poesía de Miércoles: Precisamente con el magno sacrificio de dos vírgenes que desfilaron felices al santo matadero: Katia Denisse y Ana Patty Roncal. Katia leyó sus versos delicados y acariciantes, luego nos solazó con una traducción suya de unos versos de Paul Eluard, y Ana Patty, más intelectiva, con cierto toque de crudeza femenina leyó sus versos psicológicos y sociales. Las dos confesaron que ésta era su primera vez... primera vez en leer en público, por supuestamente. Aplausos. Les continuó el también virginal GJ, más conocido como Gustavo Jesuscristo, cuya guitarra se desenvolvió en cálidas notas y cuya voz hizo evidentes los motivos de su todavía doncellez. Aplausos. Ahora, apareció Beto Barriga con su bastón en una mano, con su gigantesca pluma de cóndor en la otra y con el gato Baudelaire como bufanda para el frío. Su poema de contundente raigambre filosófica, afectado por sombríos tintes apocalípticos hicieron retumbar tempestades de goce dentro de las almas. El fotógrafo José Carlos Orrillo cayó en éxtasis, lo mismo el talentoso atrapa imágenes Vitto Cq (ellos se deslizaban sinuosamente como sierpes alrededor del bardo capturando la fugasísima eternidad). Aplausos. Luego el Estro Poético se sorprendería aún más pues la multitud de elegidos se trasladó a la sala de performances donde les esperaba el sacerdote de la risa, el adalid de la carcajada, el ayatollah de la jocosidad, el pontífice de lo hilarante: David Hoyos con su performance: PAYASO DI MIÉRCOLES. Fue el acabóse. Apretados como sardinas en lata, hombro a hombro niños, jóvenes y adultos, genios y retardados, artistas y poseros, machistas, mariposuelos y lindísimas damiselas, todos unidos y hermanados por el amor a la Poiesis, se rindieron ante el inexorable talento del clown. Una obrita infestada de claves inteligentes que evidenciaban nuestra fatuidad, nuestro aturdimiento al vivir una existencia enfrascada en los estímulos superfluos de la urbe. Una performance que desenmascaraba nuestra tan generalizada idiotez al contrastarla con resabios de cómico misticismo y con un delicioso remate libertario. El Estro Poético dijo entonces: He aquí mi hijo, a quien he elegido para mi obra. Y una luminescente paloma blanca descendió sobre la cabeza de David Hoyos, otra nívea avecilla sobre la de Beto Barriga y otra –pero esta era una tortolita pulguienta y media desplumada- sobre las cabezas de Jorge Tume y César Olivares, organizadores de Poesía de Miércoles. Amén.

(La salida fue caótica. Fotos. Abrazos, Felicitaciones. Chelas. Medios de prensa. Entrevista a David Hoyos para la tele. Bronca en el baño de Jorge Hurtado, el Gudi, contra su sombra -que le dio duro-. Y el gato Baudelaire que cantaba: guau, guau, pío pío, miau, miau! Feliz trigésima edición Poesía de Miércoleees, carajooo!!!)

miércoles, 23 de junio de 2010

FECHA 29

Poesía de Miércoles: Noche de Betos, Asaltos y Alumnos


Es hermosa la Poesía. Realmente lo es. Esta noche llegaron tres poetas colegiales escoltados por la profesora María Esther Pérez del proyecto literario Décima Musa. Iniciaron el recital presentándose con una contagiante ingenuidad que impregnó de dulzura el ambiente. Oímos así el Credo Poético de Laury Trujillo: Poesía Nuestra/ que estás en el sentimiento/ santificada seas en este papel/ ven a nosotros como estrellas de luz/ hágase tu voluntad en los libros/ como en la existencia/ danos hoy la inspiración/ y perdona nuestra inconstancia/ así como nosotros perdonamos la incomprensión... Conmovedor poema de esta jovensísima amante de las letras. Le siguió el pundonoroso joven Leoni Rebaza quien nos trajo el panorama mortalmente sombrío de su alma: Pido perdón a todas las sonrisas que maté/ con este retrato de la verdad/ pero hoy mis demonios se han vuelto amigos míos// Hoy es un día para morir sin razón/ pues para aquellos que piensan que están vivos/ no hay engaño más grande que los latidos de su corazón! Leyó con juvenil crudeza el buen Leoni y le continuó Daniela Luciano Lázaro, la Alcaldesa Escolar incapaz de contener el éxtasis amor que la consumía: Eres ese ser que se vuelve sombra de mis sueños/ tu mirada se apodera del silencio de mi alma/ eres el pincel mágico que dibuja mi nostalgia/ eres quien inunda mi horizonte con la melodía de tu calma... Poéticas linduras que nos compartieron estos adolescentes embebidos ya en sus pininos literarios. La profesora María Esther concluyó la escena inicial con la melodiosa declamación de un poema extenso como un río y se despidieron entre potentes aplausos y felicitaciones mil. Les siguió Beto Zelada, introspectivo y contemplativo poeta de Legión, cónclave de bardos, asesinos a sueldo y multimillonarios excéntricos. Nos sorprendió Beto Z con un estilo filosófico que pocos irradian desde Poesía de Miércoles: Yo le escribo a las sensaciones/ o a cualquier elemento que tenga que ver con ellas en génesis o consecuencia/ Les escribo porque hacerlo resulta tangible a mi percepción/ Sinceramente es un ejercicio que se puede realizar mucho más allá de las manos/ ¿cuánto hay que pensar para poner la palabra duda sobre el papel/ sobre la carne? Los espectadores brindaban con ajenjo, whisky y champagne, algunos hasta bebían la sangre del gato Baudelaire al que habían sacrificado en el callejón del Chaska minutos atrás. Continuó Beto Z: El hombre es una cáscara/ pero no es débil:/ quien le golpea/ se hunde en su vacío. Excelentes versos –lúcidos y desconcertantes- con que finiquitó este aedo su aparición previa a la llegada de los Legión. Ellos habrán de presentar Trama, su revista literaria, en las próximas semanas; mas en este preciso instante Beto Z tuvo que saltar de la mesa porque llegó el turno de Beto Barriga quien ya lanzaba bastonazos a diestra y siniestra y rugía uno de sus poemas más celebrados: Rewind. Beto increpó, amenazó, rogó, clamó, abrió las nubes, abrió el mar rojo, abrió su corazón, resucitó al gato Baudelaire y despertó la exaltación en las almas presentes. Jorge Tume y César Olivares de organizadores de Poesía de Miércoles se transformaron ipso facto en Presidentes Fundadores del Club de Fans de Beto Barriga. Única condición para pertenecer: Ser hermoso y no tener nada que ver con la normalidad. Beto recibió una cerrada salva de ovaciones y partió de la mano de Baudelaire, el gato al que resucitó con conflictos de identidad. (Guau! guau!, se quejaba el minino de su nueva voz).

Y para terminar la noche Katia y Carlos Asalto, directamente desde las multicolores cavernas del averno musical trujillense, nos trajeron su proyecto Maquinaciones. La performance sonora se titulaba: Maquinando Maquinaciones. Katia se dedicó a los teclados, tierna y gentil y el Asalto recibía descargas eléctricas, ponía los ojos en blanco, tormentas y tempestades despeinaban su larga cabellera, su alma salía y entraba de su cuerpo y finalmente murió en el escenario cumpliendo el sueño de su vida. Pero Beto Barriga, haciendo uso del Verbo viviente, lo resucitó justo como hizo con el gato Baudelaire e, igual al gato, Carlos Asalto renació con una nueva voz al mundo musical trujillano: pío, pío, pío...

Parece que su próximo concierto será en una granja infestada de gripe aviar.

FIN.

jueves, 17 de junio de 2010

FECHA 28

Poesía de Miércoles: Homenaje a Babel y Zahorí


Los nombres de Duncan Sedano, Carlos Prado y Miguel Ángel Pajares sonaron fuerte en la poesía trujillana en la década de los 90s. Duncan y Miguel Ángel se repartían cada año todos los premios Lundero de Poesía y tenían a su cargo además Saliendo de Babel, la página literaria del suplemento Dominical de La Industria. Carlos Prado, por su parte, además de ser un poeta édito, fue el gestor de la revista Zahorí y de varios recitales que irradiaron el fuego poético en aquel entonces. Mas los años pasaron vertiginosos. De los claustros universitarios los aedas migraron a los claustros judiciales y la Musa que antaño acariciara sus frentes cansinas y hundiera delicadamente los dedos en sus cabelleras, se retiró ante la llegada de manos más carnales y sensuales: acariciables y tangibles manos de mujer: Los poetas se casaron, tuvieron hijos, destacaron en sus profesiones, la inocencia que antaño abrió la puerta a la Poesía la clausuró entre sollozos y los que fueron los portadores del fuego sagrado le pasaron la antorcha a los nuevos locos de la Belleza.

Por eso Poesía de Miércoles invocó a los Zahorí, ya catedráticos y destacados hombres de leyes, pero en lo más profundo de sus corazoncitos, contemplativos aedos. Así que llegaron soledosos y nostalgiosos y cantaron sus nuevas églogas al público de miércoles.

Duncan inició con la inteligente crudeza que lo caracteriza: Hoy no llueve en Trujillo/ en realidad/ nunca ha llovido/ pero igual espero// Tengo las manos manchadas de crimen/ Es mi oficio// En ciertas ocasiones/ he intentado identificarme con las cosas de este mundo/ amar la belleza del gesto puro/ abrirme en canal el corazón/ quebrar la realidad/ he intentado convertirme en ser humano/ A cuánta gente he comprado/ cuánta gente me ha comprado/ fácil barato 2 por 1/ Pero no fue posible// Más tarde quizá llueva/ no he de perder la esperanza/ y levanto al cielo mis ojos/ implorando que por favor suceda/ que por favor llueva/ que por favor la ceniza de mis padres no se pierda en la memoria/ que por favor recojan mi cuerpo de la calle solitaria/ donde resbalé una noche sobre excrementos// QUE LLUEVA. Beto Barriga, conmovido, interrumpió para solidarizarse y felicitar al poeta. Le siguió Carlos Prado con sus melancólicas letanías: Poema dedicado a Diego Armando Maradona: PELUSA: Escribir desde el Perú sobre ti/ después de/ haberte visto solamente en televisión/ me otorga una singular retrospectiva// Las calles que en blanco y negro / dieron sombra a tus primeros sueños/ y a tu olímpica soledad/ son las mías/ nos conducen a los mismos paraderos// La gran diferencia consiste en que tú/ lograste hacerle un gol al miedo/ yo solamente un mal verso// Tu cruzaste el estadio azteca/ y tumbaste a la Dama de Hierro//Yo escondí el balón que compré con mis propinas/ gastado y desinflado/ como mis pretensiones de emularte// Pero se sirvieron de tu antigua tristeza/ mal disimulada con goles que te fueron dejando/ cada vez más solo// Tienes que aceptar que la vida también es redonda/ como el estadio vacío/ donde ocurrió tu última pesadilla// Hay que promocionar a otro muchacho más delgado que tú/ más ágil/ para que siga el partido/ así lo establece el contrato/ que habría sido firmado por mí/ como televidente. Beto Barriga salió de la sala y luego de unos minutos trajo un mohoso balón para el poeta. El gato Baudelaire lo olió y se fue a orinar asado. La lectura continuó con los sentidos versos de Miguel Ángel Pajares: FAROS: Hasta lo alto de los faros/ llega el perfume de las costas/ que soportan la nostálgica ausencia de los seres// Veloz es entonces el recuerdo de las ciudades vagabundas/ donde las canciones alcanzaron muchas veces/ los ecos del éxito/ haciendo que miles de jóvenes saltaran hasta derribar los coliseos/ y veloz es también el mar/ donde acude el fin del tiempo para descansar su fatiga// Son los faros el lugar de los olores suaves/ de los ruidos lejanos/ de la simple soledad que no intenta vestirse/ Nunca serán lugar de alegría/ ni destino ni fin de algún camino/ Lo alto de los faros sólo será el lugar/ donde existe la luz que espera// Al fin territorio para el perfecto olvido. Aplausos para los tres poetas. Beto Barriga ya se había transformado en Rimbaud, Holderlin y Milton al mismo tiempo, así que -bastón en mano- se mandó con un poema inquietante, hechando fuego por la boca: El viejo observa con ojos vidriosos/ inhala oxígeno, exhala memorias/ le gusta pensar que es un árbol/ la razón de su seca y arrugada piel/ le pide a Dios todos los días/ por lo que queda de la temporada// Al viejo le duele verse a sí mismo/ desgastado/ compuesto/ frágil/ putrefactas/ irracional recelo/ hojas marchitas. Ya cerrando el telón irrumpió, avesado e inesperado, Patricio Córdova dándonos con el mazo del sarcasmo en pleno rostro: Sacó una bolsa de chizitos de su morral y extrajo de ésta un largo pergamino: Mi poesía es como un chizito/ no te salvará la vida/ pero cómo la disfrutas: Leyó entonces, agresivamente, su manifiesto: La poesía que destella en mis venas está podrida/ carece de valor/ ningún banco de sangre desea beber de ella/ Mi poesía carece de pretensiones/ no quiero ser surrealista ni supra ni Dadá/ las calles que me secuestran saben que mi poesía no es callejera ni profunda/ mi poesía tiene huecos en las avenidas/ ojos de mujer angustiada/ tiene código de barras/ tiene un número equivocado en la línea telefónica/ Mi error principal consiste en creer/ que todas las palabras suenan a vacío/ a carne descompuesta/ a un enorme animal mitológico que secuestro y torturo a manotazos// Hasta aquí mi manifiesto es pensar, creer que pienso/ creer que la materia de mis palabras tiene trascendencia// Además la poesía no es un negocio rentable en estos días/ dediquémonos a vender armas/ dediquémonos a las más grandes aventuras acorde /a nuestra condición de gansters//Aquí lo que falta es poesía / una mariposa de colores universales con patas descomunales// Mi manifiesto es inestable, porque no establece ningún canon/ Mi manifiesto pretende defenderme del amor/ porque a una mujer se le ama de verdad/ cuando se le ve de perfil/ porque creemos que ese perfil es la otra parte// Mi poesía es un perro muerto hace unas horas/ mi poesía también es enterrada cada tarde entre arenales y osamentas olvidadas/ cada verso es un hueso amarillento expuesto al sol//Mi manifiesto buscaba calles donde expandir su eco/ y sólo encontró borrachos a medianoche/ Mi manifiesto son hombres y no palabras/ mi poesía hace cola para entrar al baño/ mi poesía también estuvo a dieta/ ha sido bulímica, anoréxica e idiota//Celebremos, hoy es un buen momento para darle una paliza/ a esta masa hecha de malolientes palabras.

Ya para concluir llegó el presidente Alan García y se corrompió todo. Fin.


jueves, 10 de junio de 2010

POESÍA de MIÉRCOLES homenajea a las féminas
FEMINÓPOLIS


David Novoa

Así como mandan en la casa también mandan en la Poesía. Lo demostró Feminópolis la noche del viernes 22 de mayo en el INC. Allí, entre una nutrida concurrencia de jóvenes universitarios y público en general se perpetró el tan anhelado Encuentro Poético de Mujeres convocado por las poetas Victoria Larco, Matilde Granados y un equipo de locos amantes de las musas.

Y es que son días de esplendor en nuestra aldea. Semanas atrás se realizaron funciones internacionales con el ballet de Rusia, se inauguró la sala de exposiciones del Teatro Municipal con una muestra de Guma Alvitez, se reactivó la Sala del Colegio de Arquitectos dirigida por la pintora Rosa Benítez -quien de inmediato instauró la muestra NO LUGAR- y la sala Impromptu del Cultural acometió con una expo del pintor Paolo Vigo. Y como cada miércoles en el Chaska, Poesía de Miércoles presenta a los locos del Perú en su adoración a la Belleza.

Sobre este mar de actividades culturosas es que Feminópolis se irguió como el deslumbrante cuerpo de una voluptuosa damisela formado por las poetas de Piura, Chiclayo, Lima y Chimbote. Todas ellas arribaron a Trujillo y se congregaron en el maternal útero de la Poiesis: La sala de conferencias del INC.

Bloggers como Marea Cultural, Kafé Sideral, Signoz hacían sus entrevistas cuando se encaramó al escenario la catedrática y activista social Violeta Barrientos. A través de una reseña de la literatura erótica, la escritora le dio el basamento intelectual a la escena y la limpió del prurito sexista y separatista. No. No era una reunión para acusar a lo masculino: era para celebrar lo femenino. Aplausos. Al subir al altar el primer trío de damiselas sorprendieron leyendo con más aplomo que sus pares hombres: tensas pero controladas, concentradas, hacían ameno oír los largos soliloquios de su femenil universo. (Evidenciamos que las lecturas de los machos son más dispersas y débiles. Quizá sin pretenderlo Indira Anampa, Ana Laura Quintanilla y Karla Kajilima sí ponían los puntos sobre las íes respecto a las tradicionales diferencias de los sexos).

Sus versos eran coloquiales, interioristas, un tanto sacrílegos y narcisistas. Y pese a confesar nerviosismo escénico lucían seguras y capearon airosas el momento. Luego llegó la proyección de Alice Vega que con registro audiovisual inyectó el toque conceptual y la indispensable chispa de buen humor. Junto a ella leyeron sus poemas Victoria Larco y Elena Chávez Goicochea, intelectiva la primera y emotiva la segunda. En ese momento y por un instante, afloró cierta ansia reivindicativa en el saludo de la organizadora. Quizá debiéramos reconocer aquí la ceguera egoísta e injusta con que nuestra sociedad ha tratado a la mujer a lo largo de la historia. Desde aquí, desde esta reunión de su inteligencia y sensibilidad, viendo cuanto más armoniosas y cuánta más personalidad que la mayoría de los poetas hombres poseen las féminas, advertíamos la machista cobardía de nuestro país. Y en nombre de las miríadas de infieles y mentirosos, de acosadores y discriminadores, me disculpaba silenciosamente por los prejuicios y los abusos que les hemos inflingido a nuestras hermanas, amantes y madres a lo largo de los siglos.
Mas si la tradición histórica las fue relegando a la casa, a la alcoba y a la cocina, no fue por el egoísmo de los machos que salían a cazar desde tiempos inmemoriales, sino por su propia condición maternal: Para cuidar a sus críos es que decidían quedarse las mujeres en las cavernas y en las aldeas después y en los departamentos ahora: Para ejercer el divino privilegio de la maternidad a la cual quedan ligadas luego de parir. Mientras el macho solitario -sin hijos que se le cuelgan a beber la vida de sus senos- perdido en las estepas buscaba el sentido de su existencia, la mujer siempre lo tuvo en su interior: El Amor a su hogar, a sus hijos y a su hijo mayor -el padre de sus hijos-, en fin, el Amor a su mundo.
Semejante a la Madre Tierra –la Madre de todas las madres- la madre humana no necesitaba moverse para encontrar la esencia de su Ser: lo tuvo siempre en su vientre, siempre en el radiante y milagroso centro de donde brota la existencia. Nuestras esencias dejaron al macho el mundo externo del cual se apoderó y a la hembra el reino del hogar. Pero estos son otros tiempos, pensaba, recordando a presidentas, gerentas, empresarias, escritoras y viendo a estas jóvenes artistas con talante y personalidad caminar por la vida a agigantados pasos decididos. En fin, aquí estaba Feminópolis.

La tercera mesa fue invadida por Denisse Vega, Matilde Granados y Danitza Crossby. Ya se habían caldeado los ánimos así que las aedas cantaban lo suyo más relajadas y sabrosas. Subieron luego Nevenka Walterdorsfer y Violeta Barrientos. De estos últimos grupos resaltamos las lecturas frescas y refrescantes de Matilde, de Nevenka -que nos envolvió con su deleitoso poema final- y de Danitza Crossby. A diferencia de sus compañeras intelectuales, a Danitza le resbalaban las miserias de la vida y disfrutaba todo con poético fervor: Me divierto en pasos lejanos/ alucinando nubes celestes/ viéndolas más cerca que nunca/ tocándolas, saboreándolas/ llevas, Tierra, nombre de flores// Duermo a pocos/ centímetros de la arena/ ella se desenvuelve/ cual grandiosa reina/ se mete por las paredes/ habita las sienes/ no le tengo miedo/ a las fieras/ los fantasmas/ me acompañan cada tarde/ y de noche astros divinos/ cantan conmigo odas grandiosas/ a su nombre...

Al salir nos enteramos que el INC había alquilado su sala de conferencias para la realización de este evento GRATUITO. ¡Gracias por su apoyo a la cultura INC! ...¡hombres tenían que ser!

FECHA 27

Noche repleta en PdM


¡Brrrr! ¡Hace frío en Trujillo! Los poetas tiemblan, les castañean los dientes, cambian sus chelas por trago corto. El gato del Chaska, Baudelaire, conversa con Beto Barriga mientras van llegando de a pocos lindas damiselas, artistas, diletantes, genios y retrasados mentales: los rara avis de la cultura local. Los asientos lucen llenos, además decenas de espectadores rodean de pie la sala de lecturas. La noche promete.
Mientras Tume y Olivares cantan alabanzas y glorifican a la Musa de la Poesía, se abre la puerta y aparece el primer semidiós: Walter Vásquez Pegrías del microcircuito literario Pegrías del Alma. Junto a la poeta y profesora María Esther Pérez, presenta su poemario-plaqueta: Ilusión de agua. La profesora es auspiciosa con Wálter quien lee su preludio: Ilusión de agua/ es una sencilla y pequeñita historia// Una forma de vomitar recuerdos/ una huida/ una melancolía desdeñada y abotonada al olvido/ un huayco de palabras/ una píldora para evitar obsesiones y manías del pasado// Una expulsión de gérmenes desbaratados/ de discursivos gritos de incertidumbre. Chévere Waltercito. Vertió su final discurso de cortesía y partió distribuyendo la plaquette entre los interesados.
Aún se oían los cánticos de los organizadores idolatrando al Estro Poético cuando se volvió a abrir el pórtico y brotaron alados y divinos los aedos Duncan Sedano y Luis Cabrera Vigo, el poeta Pasifae. El primero, presentador; el segundo autor de Retratos del Mediodía. Duncan –una de las grandes promesas literarias de los 90s y brillante abogado- le prodigó loas a los versos de Cabrera quien -suavizado por el floro del letrado- abrió feliz la puerta de sus sentires: Un día me detuve/ en medio del campo/ y me acosté a contar las nubes/ pasaban los pastores/ y me saludaban/ pasaban los animales/ y me olían/ no había prisa/ la vida también era contemplar/ las criaturas del cielo/ escuchar los bufidos terrenales/ y por un momento/ respirar hondo/ hondo. Bucólico feeling el de Pasifae. Continuó luego con sus más líricos devaneos: Es difícil vivir en este pellejo/ caminar y quererte/ cantar y contemplar de lejos tus ojos/ colocarme una máscara cada mañana/ sonreír a quienes nos quieren asesinar/ ayudar a quien se burlará después/ pedir agua para otros/ ¡y aquí uno muerto de sed!// Por eso ya no sé cómo sonreírle a las mañanas/ quiero ser como el sol/ amanecer y cantar todo de amarillo/ ser como las aves/ lanzarme hacia las nubes lejos del oprobio/ ser un pata bueno/ que camina por estas/ calles sin sombra y sin problemas/sin celular sin reloj sin dientes de oro. Aplausos para Luchito cuya testa fue rozada por el fulmíneo relámpago de la gloria (en realidad sólo era el brillo de su frente), pero su carisma sublimó la noche.
La tercera epifanía floreció con Johnatan Chacón, joven mancebo extirpado de las huestes del colectivo Confianza. Se abrieron los cielos y Johnatan cayó paradito con su terno bien rififí, envuelto en el áura de la inspiración. Leyó con iniciativa, con tensión, con -casi inadvertible- nerviosismo: Aprendí a mirar tus ojos viendo a las estrellas palpitar/ aprendí a sentir tus caricias sintiendo cómo tu boca toca la rosa en el mar// Aprendí a escuchar tu voz/ oyendo el susurro del viento/ despreciando al silencio violento/ Te amo, lo aprendí al despertar/ Te amo: lo siento. Suspiros, rumor de manos que se entrelazaban. Luego el músico Óscar Paz Campuzano envolvió su voz con acordes de guitarra y la noche se diluyó en deleites mil. Para finalizar Beto Barriga –quien habla de tú a tú con Baudelaire, el gato del Chaska- recitó un poema que olvidó a medio camino, no pudo recordarlo, se asó y se quitó. Entonces Baudelaire –el gato negro del Chaska- se paró en dos patitas y con voz de persona terminó la alocución de Beto. Michimichimichi!!! ...Miauuu (¡Zape pulguiento!!!). Fin.

jueves, 3 de junio de 2010

FECHA 26

Poesía de Miércoles con Harold

Miércoles en la noche. Apenas El Chaska entreabre su portón irrumpe como una tromba el público ansioso de Poesía. Los poetas soberbios, metrosexuales, llevando de la mano a suculentas vedettes, llegan en sus autos último modelo y entran... ¡al Canana! ¡al pachanguero local de al lado! (Son los poetas, sí, pero ¡los futbolistas de la César César Vallejo! Disculpen la confusión). Bueno, igual llegan nuestros poetas con sus chullos, con sus ternos, con sus libros bajo el brazo y se sientan a esperar el inicio del recital. El Pibe Olivares y Jorge Tume -que fueron a pedir autógrafos a los jugadores-, regresan pateando una pelota imaginaria, se hacen huachitas, se meten gol, cabecita, palomita, beshito ¡ya, carajo! Al llegar advierten que Harold Alva, el aeda piurano mil veces invitado, mil veces esperado y mil veces ausente llegó primerito esta vez. Sin más dilación entonces, al ataque: Empezó Moisés Castillo, poeta cajamarquino editado en España y en Inglaterra quien mora actualmente en nuestra apacible aldehuela. Aunque demasiado extenso –NUNCA SE DEBE SER EXTENSO EN UN RECITAL- Moisés dejó sentir sus anhelos líricos y fue degustado por el respetable. Le continuó Harold Alva, poeta, novelista, editor, director de la revista Contrapoder, antologista consumado y bebedor –pasada la medianoche- hasta de agua de acequia. Sus dolientes versos retumbaron en la eternidad: Qué pretendes ahora/ cuando he sido declarado un hombre muerto// Disfrutaba con el sudor/ que caía sobre mi frente/ y lo bebía como un animal ansioso/ lo bebía como una horda de coyotes/ que se tragaba la baba del hocico. Y remató el occiso: Y me apreté la mano con la otra mano/ para no sentirme solo/ para morir/ por lo menos conmigo. Su lectura fue concentrada y con buena dicción, y no sólo se le entendió claramente, sino se le sintió el feeling. Aplausos, palmas apristas, silbatina para ovacionarlo. Le continuó el laureado Kike Robles también del rico Piura, quien trajo buena vibra y buena poesía: Llueve y en el misticismo de hurgar el silencio/ hay unas ganas locas de buscar nuevas mentiras/ naves de papel que nos marquen otros cielos/ guirnaldas frescas de la dehesa/ alguno que otro planeta/ o atardeceres compuestos como crucigramas/ para acabar a palos esta imbécil tristeza. Menos contundente en su lectura, Kike se sostuvo con viviente emoción y fue saboreado por el dilecto público mientras una niñita paseaba por el escenario como si para ella nada pasara: ¿Poetas? ¿Poesía? ¡Nahhh! ¡Mira una araña!!! Y para cerrar con broche de diamante: El querido escriba sullanero Juan Félix Cortés, acogido por Trujillo hace ya varios decenios, indesmayable portador de una poética vigente hasta la actualidad: CINCO RAZONES PARA COMPRAR UN TELEVISOR: 1ero Comprarlo hoy día/ porque mañana costará tres veces más/ 2do Para que los vecinos digan/ por fin compraron/ televisor/ 3ero Para que mi mujer use/ desodorante Rexona/ y no digan que la abandoné/ 4to Para que aumente el capital/ 5to Para que los niños del/ Perú/ cuando crezcan/ se eduquen estúpidos/ no ladren a los que quitan/ el pan/ ni digan miau miau/ a los que violan la noche. Risas y aplausos. Juan Félix ha realizado una vasta obra dispersa aún en diarios, plaquetas, libros, revistas que habrá de ver la luz en su conjunto cuando caiga el sistema capitalista y se liberen las cárceles del grandioso sentir humano. Pero hasta que esto ocurra –dentro de 400 o 500 años- todavía lo leeremos en su pundonorosa revista: Lo que importa es el Hombre.
Concluida la primera parte se lanzaron los espontáneos: Alfredo Ruiz Chinchay nos trajo los saludos de los aedas de otras ciudades y ofrendó su idealista e internacional Pohemia Lux, Moisés Castillo reavivó el fuego poético con un contundente manifiesto: 1. La poesía es lo cierto-incierto de la vida: La certidumbre de ser todo y nada al mismo tiempo/2 Es la gran Unción de la Comedia: La gran noción de no saber nada de la existencia/ 3-Amor, tú eres poesía, yo soy poesía. ¿Nos desnudamos y nos amamos hasta hacernos un suave daño?/4-No hay poesía sin la musa Humanidad que sufre y goza. Sin el poeta que descienda de su Olimpo al fresco amor de la madre Tierra/ 5-La poesía es la gran Preñada y la gran Partera, la Bella Luz que se esconde en nuestras sombras/ 6-Es maestría y es epifanía/ 7-¡Oh maestros, obreros y amantes de la poesía! ¡Oh poesía y anti-poesía uníos y amaos de una santa vez! Con estas palabras la unción descendió sobre Poesía de Miércoles. Entonces Beto Barriga, a punta de alados bastonazos, verbalizó los últimos versos: Recibí la carta de un muerto/ en un sobre hecho de carne y hueso/ Escrita con sangre, tildada con lágrimas/ relata con pesar una historia de asuntos inconclusos/ interrumpida prematuramente/ con la llegada de la Muerte. Entró en trance Beto: Nadie vive de verdad/ Todo es un espejismo más creíble que la realidad/ un mundo ficticio/ donde nadie abre la boca cuando todos desean hablar. Luego de la velada, Diosito, Nuestro Amito Dios, viendo tan ingenuos y tan felices a los poetitas en sus locuras les mandó un meteoro tamaño de la luna que entró incadescente en la atmósfera terrestre y precisamente cuando los aedas veían como si estallasen mil soles juntos en la noche y justo cuando los mares se elevaban majestuosamente hasta los cielos y precisamente cuando ellos exclamaban: Miraaa... qué poeticazazaaazooo!!!... sucedió el Fin.
Fin de la crónica
y
Fin del Mundo.
Chau.

miércoles, 26 de mayo de 2010

¡Y QUE VENGAN 25 MÁS!

Poesía de Miércoles: Esperando a Cromwell


Y como cada noche de miércoles la gente acudió al Chaska: indigentes, orates, pasteleros, asesinos a sueldo, travestis y políticos, todos se disfrazaron de personas normales interesadas en la cultura y acudieron para su necesaria terapia poética. Allí los recibió el Pibe Olivares, organizador del evento, quien encendiendo las velas y los inciensos, nos informó con cierta alarma: Están casi todos, sólo falta Cromwell! Y no se refería al estadista inglés Sir Oliver Cromwell sino el aeda chiclayano Cromwell Castillo del grupo literario Signoz, despiadado cónclave de poetas que realizan sacrificios de inocentes cajas de chelas y se beben toda su sangre, crueles depositarios de los ancestrales lambayeques. Bueno, si no llega Cromwell... igual empecemos!
Dio inicio al juego Zazamón, el extraterrestre del planeta Dudufá. Nos leyó un poema en lengua interplanetaria: Zrxzsqpw, sí! Drscxz, no! Xprtyds, ni sí ni no! Explicó que los polvos del pirlimpimpím acentúan la conexión con el Estro Poético y que Trujillo es un espejismo donde multitudes de zombis caminan por las calles fingiendo vivir. Aplausos a Zazamón quien levantó las manos esperando el haz de luz que lo eleve hacias las esferas supremas, pero como nada ocurrió se sentó tranquilamente en su butaca.
Ahora sí los poetas: Desde Chiclayo -la rica tierra de la chufla y el kinkón- Stanley Vega, más conocido como Satanley y el joven púber cuasi virginal Manuel Bustamante. ¿Y Cromwell? Preguntamos. Todavía no llega. Repentinamente una llamada telefónica: ¡Era Cromwell!: Que ya estaba en el paradero: ¿Ahorita viene? Sí. ¡Ya, empecemos! Manuel, el tímido doncello, empezó a leer un tanto presuroso sus bien logrados versos: Desde una alcantarilla del cielo/ has caído hacia ti mismo/ a advertir de a pocos/ que aún vestido estás/ con tu desvaído cuerpo/ aquel traje ordinario/ que a través del tiempo/ se ha ido corrompiendo// Vuelves a verte una vez más/ dentro de este sórdido/ y enorme ducto que es el mundo/ vuelves a sentirte/ la misma mierda de siempre/ dizque humano/ inteligente. Sorprendió con una contundencia que aunque no en sus ademanes, afloraba en sus palabras. La Poesía amplificó su potencia y el dilecto público de miércoles lo coronó con una cordial salva de aplausos. Le siguió el chiclayanense Satanley, quien había llegado acompañado de una poeta e intelectual quien lo abrazaba, le rascaba la calvita, le besaba su naricita, le clavaba los colmillos y le chupaba su sangresita... bueno, detalles aparte, Stanley Vega cantó lo suyo con el oficio de años en el vagabundaje poético: ¡DESORBITACIÓN! ¡DESORBITACIÓN! ¡Digo desorbitación levantando la voz/ la barbilla hacia el cielo/ abriendo los brazos/ comiendo aire a grandes zancadas!/ La tierra precipitadamente se descuelga/ luego de un estruendoso crujido/ de articulaciones/ en el mismo cuello del universo// ¡Esto es el fin!/ ¡Jaaa-ja.ja.ja.jaja ttkufff!/ Estiro los dientes para cogerme/ de un árbol cuyas hojas son de papel/ y aún prendido allí/ no dejo de percibir en mis oídos/ pataleos y gritos de millones/ y millones de terrícolas/ que inusitadamente han salido/ volando como moscas/ hacia el tenebroso espacio. Excitado Stanley -le brillaban los ojos, mataba a la humanidad en su imaginación- se vacilaba rico: Aquí los cielos son cachetadas oscuras/¿a dónde iremos a estrellarnos?/ ¡Y la tierra sigue cayendo!/ ¡Que siga cayendo!/ Es un fabuloso testículo embarrado/ que ningún endiosado individuo sostiene/ ¡Vamos a morir!/ ¡Que la tierra vuele en mil pedazos/ y muera yo cogido a estas hojas! Aplausos. Otra llamada. ¿Es Cromwell? Sí, es Cromwell. ¿Ya viene? Sí. Que el taxista lo acaba de cuadrar. Pero dice que normal, que sólo le han robado la plata y -aunque su virginidad ya no- sus poemas siguen intactos. Que ahorita llega. Yehhh!!! El público vitoreó la noticia. Y en tanto llegaba el príncipe del retraso se le concedió la palabra a los asistentes: Hablaron Moisés Castillo, bardo viajero que adelantó algunos textos de la que sería su pronta presentación; Johnatan Chacón quien se reveló con un maduro y psicalíptico registro: Mi religión no tiene pecados/ pecado sería no quererte con la pasión de un credo/ el padre nuestro es recorrer tus labios/ y santificar tus besos/ caer en tu reino para hacer tu voluntad cual/ norma santa que enreda mis sesos. Aprobado y apuntado para una próxima edición. Beto Barriga –el heraldo del desasosiego- cantó lo suyo como cada miércoles: Observo a la humanidad llorar bajo la lluvia/ lavándose los malos días/ el dolor que la pérdida brinda/ aún así veo a todos sonreír/ aunque les duela/ porque no creen en los errores/ sólo en los contratiempos por venir. El teléfono interrumpió otra vez: Era Cromwell. ¿Dice que dónde chucc queda el Chaska??? San Martín 543. Ah ya. Que está en la puerta pero que un borracho no lo deja pasar: Era el cuentista Gonzales del Yerbario quien confundía al poeta con los diablos azules de su delirium tremens y lo remecía del pescuezo. El agresor fue calmado con su caja de chelas para él solo y por fin íbamos a escuchar al tan ansiado, esperado, imaginado y retrasado aeda, cuando concluyó el tiempo del evento y cerramos intempestivamente el local. Fin.
(Luego, entre brindis, abrazos y saludos, escuchamos la voz de Cromwell que desde la calle gritaba sus poemas: ¡¡¡ESTOY AL BORDE DE LA LOCURA INCENDIARIA!!! Pese a todo/ tengo un lecho donde reposar/ mis últimas preguntas/ donde puedo desangrarme rabiosamente/ y sonreír el instante en que se cierra la puerta!!! ...Bacanes sus versos... y proféticos).
Saluuú!
Ahora sí: Fin.