jueves, 1 de julio de 2010

FECHA 30

LOS MIÉRCOLES EN SUS TREINTA


¡Y reapareció la luz del Estro Poético! Desde el radiante centro de Dios brotó un rayo de enceguecedora belleza y sabiduría que descendió hasta Trujillo: Atravesó el Palacio Municipal pero no encontró ningún corazón abierto; cruzó las oficinas del Gobierno Regional, pero estaban todos distraídos camuflando sus coimas; pasó por el Arzobispado, pero el prelado y sus monaguillos charlaban repartiéndose las limosnas con su copita de vino al lado. Ya a punto de volver al Cielo e informar al Altísimo que Trujillo está desahuciada, que ajusticie con azufre y fuego a este pueblucho sin alma, recordó un lugar llamado Chaska y a un evento de miércoles y a un cónclave de ilusos soñadores: Al atravesar el portón se halló con este grupo de fieles arrodillados esperando con la boca abierta una gotita de Belleza. El Estro, lumínico y energetizante, se volcó feliz sobre las almas ansiosas y ellas cayeron al suelo hablando en lenguas (menos el gato Baudelaire que ya habla cinco idiomas y por telepatía).

Y así empezó la trigésima edición de Poesía de Miércoles: Precisamente con el magno sacrificio de dos vírgenes que desfilaron felices al santo matadero: Katia Denisse y Ana Patty Roncal. Katia leyó sus versos delicados y acariciantes, luego nos solazó con una traducción suya de unos versos de Paul Eluard, y Ana Patty, más intelectiva, con cierto toque de crudeza femenina leyó sus versos psicológicos y sociales. Las dos confesaron que ésta era su primera vez... primera vez en leer en público, por supuestamente. Aplausos. Les continuó el también virginal GJ, más conocido como Gustavo Jesuscristo, cuya guitarra se desenvolvió en cálidas notas y cuya voz hizo evidentes los motivos de su todavía doncellez. Aplausos. Ahora, apareció Beto Barriga con su bastón en una mano, con su gigantesca pluma de cóndor en la otra y con el gato Baudelaire como bufanda para el frío. Su poema de contundente raigambre filosófica, afectado por sombríos tintes apocalípticos hicieron retumbar tempestades de goce dentro de las almas. El fotógrafo José Carlos Orrillo cayó en éxtasis, lo mismo el talentoso atrapa imágenes Vitto Cq (ellos se deslizaban sinuosamente como sierpes alrededor del bardo capturando la fugasísima eternidad). Aplausos. Luego el Estro Poético se sorprendería aún más pues la multitud de elegidos se trasladó a la sala de performances donde les esperaba el sacerdote de la risa, el adalid de la carcajada, el ayatollah de la jocosidad, el pontífice de lo hilarante: David Hoyos con su performance: PAYASO DI MIÉRCOLES. Fue el acabóse. Apretados como sardinas en lata, hombro a hombro niños, jóvenes y adultos, genios y retardados, artistas y poseros, machistas, mariposuelos y lindísimas damiselas, todos unidos y hermanados por el amor a la Poiesis, se rindieron ante el inexorable talento del clown. Una obrita infestada de claves inteligentes que evidenciaban nuestra fatuidad, nuestro aturdimiento al vivir una existencia enfrascada en los estímulos superfluos de la urbe. Una performance que desenmascaraba nuestra tan generalizada idiotez al contrastarla con resabios de cómico misticismo y con un delicioso remate libertario. El Estro Poético dijo entonces: He aquí mi hijo, a quien he elegido para mi obra. Y una luminescente paloma blanca descendió sobre la cabeza de David Hoyos, otra nívea avecilla sobre la de Beto Barriga y otra –pero esta era una tortolita pulguienta y media desplumada- sobre las cabezas de Jorge Tume y César Olivares, organizadores de Poesía de Miércoles. Amén.

(La salida fue caótica. Fotos. Abrazos, Felicitaciones. Chelas. Medios de prensa. Entrevista a David Hoyos para la tele. Bronca en el baño de Jorge Hurtado, el Gudi, contra su sombra -que le dio duro-. Y el gato Baudelaire que cantaba: guau, guau, pío pío, miau, miau! Feliz trigésima edición Poesía de Miércoleees, carajooo!!!)

1 comentario:

Cecilia Cristina dijo...

Oh! y fue esa la primera vez que asistí a poesía de miércoles & estuvo genial.